Sólo las personas que hemos tenido que padecer de insomnio por un ruido molesto sabemos de la gravedad del problema ya que incluso puede afectar a nuestra salud.

Durante el día intentamos que no nos afecte pero, es al llegar la noche, cuando parece que tenemos el ruido dentro de la cabeza y nos resulta imposible conciliar el sueño.

Hay muchas soluciones pero algunas no logran acabar con el problema y otras son inviables por ser muy costosas o se necesita hacer obras en la casa.

Cuando se trata de ventanas algunas soluciones como los paneles acústicos no se pueden utilizar y una solución rápida y económica puede ser instalar unas cortinas acústicas ya que no requiere de ninguna obra y su coste es mucho menor que otras soluciones. Basta con instalar un riel o una barra y poner la cortina adecuada a la intensidad del ruido que tenemos que soportar y problema solucionado.